Diferencias entre Cellfood y otras terapias

Cellfood es único en la manera de proporcionar oxígeno al organismo

Cellfood no proporciona por sí mismo oxígeno a cuerpo (Cellfood no tiene gran cantidad de oxígeno en él, a excepción de una pequeña cantidad para las uniones químicas en el producto), sino que hace que se libere oxígeno de forma continuada (durante días) en el cuerpo a partir del agua que ya está ahí.

Esta acción es mucho más parecida a la forma natural en que el sistema inmunitario produce peróxido de hidrógeno, H2O2, y después lo rompe, según se necesite, en agua y liberando oxígeno para destruir las toxinas dañinas y los invasores microbianos:

H2O2 ----------H2O + O

Ya que el cuerpo está encargado de regular las reacciones de Cellfood, Cellfood proporciona todo el oxígeno naciente necesario, pero únicamente cuando y dónde se necesite. Se postula que las personas muy enfermizas obtendrán mucho oxígeno de Cellfood, pero una persona bien oxigenada y limpia interiormente obtendrá una pequeña cantidad necesaria. La vida sabe qué hacer para mantenerse a sí misma; todo lo que hay que hacer es aportar al organismo la materia prima correctamente equilibrada, y es sorprendente lo que hará por sí mismo.

Cellfood es la terapia de oxigenación que menos efectos secundarios tiene y sin toxicidad conocida

Elementos que normalmente son compuestos tóxicos dejan de ser amenazadores en presencia de la actividad del deuterio. Cellfood ayuda a que los compuestos tóxicos dañinos se rompan en sus elementos básicos y sean eliminados del cuerpo, libre de los efectos secundarios de las reacciones de limpieza de otras terapias de oxigenación. En otras terapias de oxigenación (peróxidos, ozono, etc.) dosis instantáneas grandes de oxígeno, una vez aplicado, oxida o quema todos los compuestos tóxicos que pueden alcanzar, y se agota inmediatamente en ésta acción. Esta rápida eliminación no es completa, se quedan la mitad de los residuos tóxicos sin eliminar. Como los residuos medio oxidados no abandonan el cuerpo, lo irritan, dando lugar a dolores de cabeza, hinchazones, fiebre, nauseas, dolores, picores, etc.

Debido a que Cellfood actúa de forma paulatina, lentamente alcanzando su máxima actividad 6 a 12 horas después de su ingesta, y como se toma tres veces al día, da lugar a un efecto en cascada lento pero fuerte, libera oxígeno de forma continuada, Cellfood se reparte por todo el cuerpo antes de ser agotado, y la reacción es catalítica y autoalimentada. Esto asegura al consumidor una ruptura más lenta. y completa de los patógenos y toxinas dañinas en sus elementos básicos, sin productos intermedios causantes de los efectos secundarios. Comparado con todos los efectos secundarios que se pueden tener usando medicamentos, un suplemento de Cellfood es notablemente benigno. No hay toxicidad conocida para Cellfood cuando se usa apropiadamente. Algunos consumidores que toman más de 25 gotas tres veces al día, lo único que consiguen es dormir más y tener un sueño más profundo durante el periodo inicial de detoxíficación.

Por supuesto, éste patrón de actividad también incluye el aporte continuo del espectro completo de minerales fónicos, enzimas, aminoácidos, nutrientes e hidrógeno a todas las partes del organismo, todo necesario para la constitución y funcionamiento del sistema inmunitario y reparación del cuerpo. Si uno toma Cellfood diariamente, aportará al cuerpo una base de la mayoría de los elementos y nutrientes que se necesitan para ésta reconstrucción. Se deberá, por supuesto, tener una dieta saludable y equilibrada.

Cellfood proporciona una rápida biodisponibilidad de Hidrógeno, minerales traza, enzimas, deuterio y aminoácidos para la construcción de tejidos y células

El cuerpo necesita constantemente una fuente de hidrógeno naciente, minerales, enzimas y aminoácidos para repararse a sí mismo. Nuestra fuente de alimentos actual es deplorablemente inadecuada. Cellfood toma el agua del cuerpo y la escinde en hidrógeno y oxígeno (H2 + O) y libera ambos a la célula. No sólo libera el Oxígeno como otras terapias de oxigenación, Cellfood además tiene la gran capacidad de obtener el vital e importante hidrógeno naciente. El hidrógeno es necesario para la construcción y reparación del sistema inmunítario, y por supuesto de los órganos (a nivel estructural y celular). La solución de Cellfood también distribuye una carga de 17 aminoácidos iónicos de proteínas aeróbicas, 34 enzimas, 78 elementos minerales esenciales y deuterones, electrolitos y oxígeno disuelto, fácilmente asimilables.