Michelle Schoffro Cook

Michelle Schoffro Cook

Por Michelle Schoffro Cook, DNM, DAC, CNC, CITP

¿Sabía usted que el 90% de nuestra energía nutricional proviene del oxígeno y que solo el 10% es derivado de los alimentos que ingerimos? El oxígeno es fundamental. Incoloro, insaboro e inodoro, el oxígeno es el elemento supremo, un nutriente primario sin el cual la vida no existiría. Podemos vivir sin alimento por semanas y sin agua de 3 a 7 días, pero ¿Cuánto podemos vivir sin oxígeno? Cinco minutos. Así es de importante.

Nuestros cuerpos literalmente mueren de inanición sin oxígeno. Cada una de las estimadas 100 trillones de células requieren oxígeno para cada uno de sus procesos metabólicos. Usted necesita oxígeno para la combustión de los alimentos y para proveer energía para el corazón, cerebro y células.

Todas las funciones de nuestro cuerpo están reguladas por el oxígeno. La habilidad de pensar, sentir, moverse, comer, dormir y aún hablar dependen de la energía generada por el oxígeno. Nuestro cerebro necesita oxígeno para procesar información. Nuestro cuerpo utiliza oxígeno para metabolizar los alimentos y para eliminar toxinas y desechos a través de la oxidación. El oxígeno le da energía a las células para que se puedan regenerar y les provee de flexibilidad que es vital. De hecho, todos nuestros órganos requieren una gran cantidad de oxígeno para funcionar eficientemente. Es por esto que debe ser repuesto de forma constante. El oxígeno es además uno de los componentes antienvejecimiento más significativos. Entre más saturemos nuestras células con oxígeno estable, tendremos una menor tasa de desgaste y deterioro de nuestro cuerpo. La habilidad natural del oxígeno para catabolizar y oxidar las bacterias, hongos y virus, desempeña un papel significativo para prevenir enfermedades degenerativas y sustentar el factor natural de inmortalidad de las células. De hecho si tomamos una muestra de estos patógenos y los colocamos en una caja de Petri y les aplicamos oxígeno estable, morirían todos al contacto.

El reto, entonces, está claro: aportar oxígeno no solo a nuestro cuerpo sino directamente a nuestras células donde puede combatir a los organismos patógenos, quemar las toxinas y apoyar nuestra salud integral. Y queremos traer oxígeno al cuerpo sin crear dañinos radicales libres, considerados ser una de las principales causas de envejecimiento prematuro.

P: Parece que las enfermedades ocurren cuando el nivel de oxígeno es insuficiente. ¿Es correcto?

Parece que sí. Sin suficiente oxígeno, las células simplemente no pueden funcionar adecuadamente y pueden aparecer enfermedades. En la década de los 1940, el Dr. Otto Warburg, ganador del premio Nobel, declaró enfáticamente que todas las enfermedades están relacionadas con la falta de oxígeno. Más recientemente el Dr. Stephen Levine, un biólogo molecular e investigador de la nutrición, dijo lo mismo: La hipoxia (bajo nivel de oxígeno en las células) da como resultado enfermedades.

Los síntomas iniciales de la deficiencia de oxígeno pueden incluirdebilidad general, fatiga, problemas circulatorios, mala digestión, dolores musculares, mareo, depresión, pérdida de memoria, comportamiento irracional, irritabilidad, acidez estomacal y complicaciones bronquiales. Cuando el sistema inmune está debilitado por falta de oxígeno, el organismo es más susceptible a las bacterias oportunistas, infecciones por virus, parásitos, gripe e influenza. La carencia de oxígeno, puede detonar enfermedades que pongan en peligro la vida.

P: ¿Por qué no obtenemos suficiente oxígeno?

Con millones de metros cuadrados destruidos de bosques (generadores de oxígeno), enfermedades que atacan a los bosques remanentes y tremendas cantidades de algas marinas también productoras de oxígeno, destruidas debido a la contaminación, nuestras grandes fuentes de oxígeno están severamente disminuidas. Y los científicos han determinado que a menos que se lleven a cabo acciones de concertación global para proteger nuestros recursos naturales, el nivel de concentración de oxígeno atmosférico disminuirá un 0.8% aproximadamente cada 15 años.

Hay otros factores que pueden causar disminución del oxígeno:

  • Estrés, que produce adrenalina y hormonas relacionadas con la adrenalina, que utilizan más oxígeno.
  • Traumatismos físicos, que reducen la circulación y la entrega de oxígeno a muchas células y tejidos en todo el cuerpo.
  • Infecciones, que usan oxígeno para combatir bacterias, hongos y virus. El uso de medicamentos, también, disminuye las reservas de oxígeno a nivel celular.

Contáctanos

Si tienes alguna duda o no encontraste información suficiente en nuestro sitio, te invitamos a llenar nuestro formulario con tus datos y nosotros nos comunicaremos contigo.

Formulario

Datos de contacto










01 800 900 2355
Lunes a viernes de 9:00 a 18:00 hrs. L a V de 9 am a 6 pm.
Domicilio 123, Col. Fulana de Tal, Guadalajara, Jal.
Ventas
Atención a clientes
Distribuidores